Ir al contenido principal

La ficción es la libertad

Perdonad que insista, pero en el campo de las ideas ir cambiando todo el rato de argumento no me parece una muestra de riqueza. Al contrario.

El caso es que hay que separar la parte creativa y literaria de la escritura, y el resto, que es básicamente, todo lo que conforma la puesta en circulación del texto para su lectura.

Para lo primero, nada mejor que la ficción. Nado muy a gusto en las aguas imperfectas que voy trazando gracias a lo que capto y querría captar, a lo que otros captan, o lo que no captan. Es mi captura del mundo. Es mi libertad.


Para lo otro se me pide que:

1. Busque un editor.

2. O en su defecto, un agente literario.

3. Invierta en una página web.

4. También en redes sociales.

5. Invierta más en corregir el estilo del libro.

6. Por supuesto, la ortografía.

7. Si nada de lo anterior funciona, invierta en sellos y fotocopias para llevar el texto a concursos.

8. Si nada de nada... Buscar una editorial que se preste a coediciones. Por lo tanto, a pagar, a negociar, y a esperar.

9. Como último recurso, búscate la vida con la autopublicación.

10. Y una vez te gastes el dinero y te esfuerces en que salga bien el libro, invierte en promocionarlo.

Me parece comprensible. Correcto. Es lo que hay y no merece la pena rasgarse las vestiduras. Pero, ¿tan difícil es entender que a mí, como escritor, no se me dé bien ninguna de las tareas anteriores? Al fin y al cabo, ¿no se trata de escribir bien? ¿No es suficientemente complicado?

Parece que no, que el buen escritor debe de ser, cual superwoman, mucho más que un escritor. Igual que un profesor que sabe enseñar su materia no es suficiente, ni un licenciado sin su máster y sus internships internacionales y su experiencia.

No basta con saber escribir para que te lean. ¿Y el que falla soy yo? Perdón por no modificar mi ADN para reformular toda mi estructura neuronal y convertirme en el perfecto editor, publicista, mercader, gestor de contenidos, webmaster, maestro de ceremonias y rico de solemnidad. Perdón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.