Ir al contenido principal

El refugio del alpinista (fragmento de la zorra)

Del corazón de la novela un extracto en el que Darío se enfrenta a una nueva realidad, la posibilidad de comunicarse con los animales que le impiden el paso hacia el refugio.

Espero vuestras opiniones, malas, buenas o regulares.

 El refugio del alpinista solitario (fragmento de la novela)



Mientras el zorro gris dejaba sus huellas en la nieve, Darío temió enfrentarse a un peligro del que, mareado y confuso, no saldría indemne. Cuidado, se dijo, que los animales hablen no significa que no mientan. A lo mejor trata de engañarme para que baje del tejado, y entre él y sus compinches me devoran sin contemplaciones.

Por eso esperó a que el zorro se acercara al refugio, sentado en el filo del tejado, con las piernas recogidas.
El zorro ralentizó los movimientos como si quisiera eternizar la espera de Darío, que miraba hacia el horizonte para no toparse con los ojos del animal.


La zorra, pues resultó ser hembra, le regañó: “es de mala educación no mirar a los ojos de quien te habla”. Darío le mintió. Le dijo que no era consciente de que estuvieran conversando. La zorra pasó por alto la excusa de Darío y le preguntó en qué podía ayudarle. Entonces, Darío titubeó. Sentía la urgencia de llegar al otro refugio, pero no sabía cómo sonsacarle a la zorra si los demás animales le dejarían paso libre


La zorra debió de intuir lo que le ocurría y le animó a que se sincerara. Así que Darío, sin más, le preguntó qué garantías tenía de que nadie le atacara cuando se encaminara al refugio.

La zorra soltó una risotada, los dientes afilados y húmedos. Con una sonrisa amplia le dijo a Darío que no se preocupara, pero que les diera algo de comida, preferiblemente gallinas o pollos. El invierno estaba siendo muy duro y, con tanta nieve, se les hacía complicado ir a merodear a la granja más próxima, que estaba a diez kilómetros y donde, además, solían darles la bienvenida a escopetazos.


Del texto: David Navarro. Todos los derechos reservados.

Imagen Fox in the Snow | by Sweetmart

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.