Ir al contenido principal

Qué es la ansiedad

La ansiedad forma parte del proceso para adaptarse a los cambios de cualquier ser humano. Sí, ¿pero qué es? Se trata de un cúmulo de factores que, desde el sistema nervioso, nos preparan para afrontar un peligro.

Cuando los cambios que experimentamos exceden la realidad del peligro entonces hablamos de la ansiedad como un problema.

Por ejemplo, si uno tiene que cruzar un puente a 200 metros de altura sin barandillas entre flechas que silban y, mientras se prepara para hacerlo, se bloquea, le sudan las manos, las pupilas se le agrandan y le tiembla todo el cuerpo, podríamos decir que su reacción es normal. No todas las personas reaccionarían del mismo modo, desde luego. Pero sufrir una crisis de ansiedad en estas circunstancias es lógico: el cuerpo se prepara para evitar el peligro. En otros individuos se podría haber preparado para huir en dirección contraria o para camuflarse en el entorno.

Quizá otra persona pueda cruzar ese puente y esquivar las flechas sin sufrir tanto. Pero, ojo, porque un enajenado mental puede parecer muy valiente cuando cruza el puente. Incluso un científico podría decir que se ha adaptado mejor a las circunstancias que el resto de compañeros. Tal vez sea así, pero el precio que paga para no estar ansioso es demasiado alto.

¿Por qué hay gente ansiosa y gente que no? Pues por lo mismo que hay gente confiada y gente desconfiada, alegres y cascarrabias, etc.

Se supone que existen factores genéticos, pero también un bagaje educativo y social. En cualquier caso, el adulto ansioso no puede cambiar su genética ni volver atrás en el tiempo. Puede, si acaso, comprender que interpretó determinados problemas durante su infancia y adolescencia de manera exagerada y, a partir de ahí, estableció sus propios límites y disparadores de la ansiedad en forma de traumas y comportamientos automáticos.

Los traumas no tienen por qué ser sucesos importantes. Lo que importa es el impacto emocional en el individuo. Para uno puede ser la muerte de un ser querido. Para otro, un suspenso en un examen.

En cuanto a los comportamientos automáticos, todos contamos con automatismos para afrontar la vida diaria. Cruzamos los pasos de cebra de una determinada manera, contestamos al teléfono con un tono de voz característico, reaccionamos ante una negativa de modos similares.

Detrás de una persona ansiosa suele haber alguien con la autoestima baja. Es corriente atribuirles a estas personas comportamientos paradójicos: actitud chulesca, soberbia, falta de empatía, etc. Puede ocurrir, pero no siempre es el caso. Hay gente que lucha contra su condición de esta manera. Pero también hay muchas personas que asumen un papel secundario en la vida y pocas veces levantan la voz.

Hay estudiosos, por otra parte, que asumen que ser pesimista contribuye a ser ansioso, pero también los hay que aseguran que es la ansiedad (percibir el mundo como un peligro constante) la que forja un pensamiento pesimista.

En realidad, cuesta ver la vida de una forma luminosa cuando te aterran cosas de la vida diaria que otros realizan sin aparente dificultad.

Personalmente, no creo que se pueda curar la ansiedad al igual que no se puede pasar de ser nervioso a tranquilo, o de imaginativo a carente de ideas.

Más que concentrarse en el ser, el ansioso puede trabajar el estar: estar más relajado, más confiado en sus posibilidades, etc.

Por tanto, los efectos perniciosos de la ansiedad se pueden paliar con mucho trabajo terapeútico y con medicación específica.

Ahora bien, aunque cambiar el prisma desde el que se contemplan los problemas cotidianos es fundamental (pues incluso las personas más felices pasan por dificultades), también es cierto que hay gente que está expuesta a multitud de condicionantes para que su ansiedad aflore. Piensa en quien cuida de enfermos, quien trabaja con mucha presión durante muchas horas al días, o, por citar otro ejemplo, aquellas personas que sufren la pérdida de varios seres queridos en un accidente.

Como nota positiva, un ansioso bien informado puede realizar pequeños avances, pero siempre debe tener en cuenta que la ansiedad está ahí, como está el exceso de peso en un obeso.

Paliar los efectos negativos de la ansiedad requiere de ayuda externa, de mucha dedicación y paciencia (trabajo al fin y al cabo) y de unas condiciones de vida que no contribuyan a sufrir la parte gris de la vida.

Por último, conviene no estigmatizar ni dejarse estigmatizar. Nadie es solamente ansioso ni pesimista. Nadie es al ciento por ciento una persona gris que no se quiere a sí misma. Ésa es una falacia reduccionista que funciona bien en estos tiempos en los que el individuo piensa que su felicidad pasa por evitar el contacto con todos aquellos que no mantienen una sonrisa perenne y hablan de temas frívolos o estimulantes.

Una persona que siempre habla de temas alegres, está esquivando una parte de la existencia.

Alguien que sólo propone proyectos ilusionantes es alguien que no se ha puesto a trabajar en ellos con la constancia necesaria.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.