Ir al contenido principal

Poema I

Regreso al origen


Extraño tanto mi tierra extraña,

con sus caricias frías,

sus cálidas fustigaciones,

y, en fin, con el sabor a infancia,

que evito visitarla en sueños

cada noche, por fría que sea,

para no herirme.

Pero habito en ella

hasta que el alba

me traslada a otro lugar

extraño.


Hasta ahora, la nostalgia

me helaba la sangre, y encontré

en la negación de mi simiente

la rima perfecta de una liberación.

Agua vaporosa y envenenada

que no había de beber;

pero que engullí como el ave

que surcó el Paraíso

por una flor estridente.

Un raudal de pétalos

destinados a pudrirse.
Y poco más.


Ahora ya lo sé,

el pasado nos pertenece,

como la sonrisa automática

cuando otra sonrisa aflora

entre el hormigón y el asfalto,

sea la cara de un niño

o una simple hormiga.


Volveré para no quedarme,

para un nunca pasajero,

y siempre que me embriague

con la brisa mediterránea,

descastada,

dejaré brotar su aroma por unas venas,

anegadas al capricho de haber nacido

en La Vila Joiosa y sólo en ese lugar.

Tan mágico que no habrá habitante

que se la merezca más que yo.


Por eso, quizá, vivo con la tranquilidad

de que la fama me pasará de largo.

Démosle fama pues a la ciudad

que truena dormida

y se deja mecer despierta.

Cruce de sierras

y caminos de arena.

Mi tierra,

y con lo que yo la quiero,

de nadie más que mía.


David Navarro, diciembre de 2008


Apostilla: Nótese que mi estilo poético anda más cerca de Los morancos que de Ángel González, pero tenía que intentarlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

GTA V no es un juego para niños

He sido monaguillo antes que fraile. Es decir, he pasado por una redacción de una revista de videojuegos y desde hace más de cinco años me dedico a la docencia. De hecho, cuando nuestro Gobierno y la molt honorable Generalitat quieran, regresaré a los institutos y me dedicaré, primero, a educar a los alumnos y, en segundo lugar, a enseñarles inglés. Por este orden.

Calculo que más de la mitad de mis alumnos de ESO (de 12 a 16 años) juegan a videojuegos con consolas de última generación, esto es, PlayStation 3 y Xbox 360 (dentro de unos meses, esta información quedará obsoleta: hay dos nuevas consolas a la vista).

Deduzco, a su vez, que de este alto porcentaje de estudiantes, la mayoría, y no sólo los niños, querrá hacerse con el último título de la saga GTA: la tan esperada quinta parte.

Empleados más puteados del mes (Cash Converters)

Es una franquicia que no ha dejado de crecer con la crisis. Sin embargo, y a pesar de abrir nuevos locales, todo apunta a que les va fatal.

Lo primero que percibes es que los empleados no cobran incentivos por vender más, o si los reciben, son de pena. Haz la prueba. Intenta entrar cuando quedan diez minutos para el cierre. De repente, todos desaparecen hasta que a menos ocho minutos una voz cavernosa te invita a marcharte. Inmediatamente, la persiana cae como si fuera confeti.

Luego está el mal rollo entre ellos. El otro día un señor me atiende en la zona en la que te compran los productos, bastante sórdida siempre, y llegan dos compañeros con un avioncito teledirigido. Poco más y se los come. Delante de mí y sin reparos, les echó una bronca de mil demonios.

Mariano Rajoy y el final de la épica

Hay muchos teóricos que sostienen que novela moderna liquida a la épica y si la primera novela moderna es El Quijote, se puede intuir qué significa esto, aunque uno viva ajeno a los estudios literarios.

Digamos que un héroe épico, Ulises, Héctor o el Cid, seguía un camino de aventuras para conseguir un objetivo. Y ésa era la trama. Lo psicológico quedaba aparte. La metarrealidad era impensable. Y las vicisitudes del héroe hasta alcanzar su objetivo eran todo lo que importaba.

La novela posmoderna, con el siglo XX, ha vuelto a tomar al individuo como protagonista favorito, pero no tiene nada que ver con el héroe épico.

Lo de Mariano Rajoy en el último año y medio significa el final de la épica política.